Reflexiones: La "burbuja craft"

Hace varias semanas que tenía esta entrada en la recámara. Después de los últimos acontecimientos, he decidido revisarla y publicarla. Os dejo los enlaces a dos publicaciones relacionadas, porque no se trata de algo aislado, sino que empieza a ser generalizado y cada vez más gente se da cuenta de ello.

- En The Crafty Days, el novio crafty habla sobre esta burbuja "craft".
- En Divanitas, Patri habla del mismo fenómeno, en este caso con el título de "Mercadillos a porrillo". Allí podéis aportar experiencias de otras ciudades, para ver si realmente es algo local o va más allá.

Hoy toca una entrada de reflexión. Como en todas las entradas de este tipo, seguro que hay polémica y diversas opiniones, así que no os cortéis, me encantaría saber vuestra opinión al respecto. Vamos allá.




Corren tiempos difíciles, eso lo sabemos todos. Es algo generalizado, así que en mayor o menor medida todos lo hemos notado. Y entendemos que hay que buscar maneras de sobrevivir en esta jungla, faltaría más.

Dentro del mundillo "craft", por llamarlo de alguna manera, se está creando una burbuja de dimensiones impredecibles. Una burbuja que está empezando a tener escapes de aire y no sé si estallará de golpe o se desinflará como un globo...



Por un lado, están los mercados. Día sí, día también, aparecen nuevos showrooms, mercadillos, ferias, craft markets... de cuya organización nada se sabe, que a veces incluso coinciden en fecha con otros eventos similares más grandes y conocidos, con poca o nula publicidad, con un cartel cutre hecho de cualquier manera, y a veces llegas allí y no sabes ni dónde tienes qué montar, ni quién se ocupa de todo. Ojo, algunas de estas iniciativas nuevas son fantásticas y funcionan a la perfección, pero cuando los organizadores sólo quieren sacar beneficio económico sin preocuparse de nada más, lo mejor es salir corriendo.

Cada vez el precio de poner un stand o mesa es más caro, así que se hace más cuesta arriba recuperar la inversión, sobre todo si no se hace una buena promoción del evento. Si el precio es elevado, hay que saber de antemano qué nos están ofreciendo a cambio.



Por otro están los talleres. Se ha querido explotar tanto el auge del "Hazlo tú mismo"/DIY, con talleres a precios desorbitados, que ahora aunque el precio sea la mitad mucha gente desconfía. Sobre todo si pagaste un pastizal por un taller en el que el profesor o profesora no tiene los conocimientos necesarios para enseñar o no se le da bien, porque esperas un curso o taller de cierta calidad.

Ya no sólo en el ámbito presencial, también online; porque todo esto abarca no sólo el aprender técnicas para crear objetos sino aprender a montar un blog o web, una tienda online, marketing, aspectos legales... Hay páginas que las llevan personas con experiencia y saber hacer, pero hay que saber diferenciar unas de otras y a veces es complicado.


Y el núcleo en torno al cual surgen estos dos focos son las personas que se dedican o quieren dedicarse a ésto; sea a vender sus creaciones o a enseñar cómo hacerlas. Ahora resulta que todo el mundo sabe hacer de todo y quiere sacar un beneficio económico de ello. Es normal que en una época como la que estamos atravesando haya que ingeniárselas, y entiendo perfectamente que haya gente que se queda en el paro y tenga que buscar un medio de subsistencia. Es estupendo que la gente se recicle y encuentre otra ocupación que le motive y le anime a seguir adelante; hay gente que ha encontrado así la oportunidad de hacer lo que verdaderamente le gusta. Eso es genial.

Pero en general, la gente que se encuentra en una situación desesperada necesita tener ingresos ya, y eso es algo que es prácticamente imposible. Sólo para empezar hay que invertir dinero y mucho tiempo. Y lamentablemente no es un "trabajo" que dé para pagar la hipoteca, seamos realistas. Además, hay gente que lo hace sin respetar el trabajo de los demás, usando técnicas que no dominan con unos acabados que muchas veces dan pena, o presentando un batiburrillo de cosas en veinte materiales diferentes que no tienen nada que ver unos con otros. Si baja el precio y la calidad de los productos en general, también bajan las ventas y la afluencia de público, que percibe el "craft" como algo cutre que cualquiera puede hacer en casa y que no merece la pena ver ni comprar.

Un ejemplo relacionado (y mil veces repetido) es el de las "copias". Navegando por Pinterest me encontré con este esquema de Wonder Forest que lo ilustra a la perfección. Lo mismo que ocurre con un producto en concreto ocurre con los talleres o mercados:


Toda esta burbuja acabará por perjudicarnos a todos, tanto a los que han contribuido a crearla como a los que intentamos apartarnos para que no nos salpique. Porque para muchos no es un fenómeno que haya echado unas buenas raíces y esté creciendo, sino que se ha convertido en una moda; y si no, fijaros en el anuncio de una conocida marca de electrodomésticos en el que se hacen joyas con tuercas y demás, aunque sea por una causa solidaria (que es estupendo) hay que demostrar que el espíritu del "Hazlo tú mismo" está presente.

¡Se abre la veda! ¿Qué opináis de todo esto?

PD: Antes los comentarios sólo estaban habilitados si eráis usuarios registrados; ahora están abiertos a todo el mundo pero moderados, para evitar spam. Todos los comentarios relacionados con la entrada serán publicados, aquí no hay censura.

Comentarios

  1. Totalmente de acuerdo. Hace años que no voy a un mercadillo.
    Además resulta que ahora todo el mundo es "artista",blogger...
    Son malos tiempos,yo estoy deseando que explote de una vez.

    ResponderEliminar
  2. Si es cierto que se ha puesto muy de moda todo esto del mundo Craft y hay mucho listo que se intenta aprovechar (como en todas partes!) Mal por los mercadillos y talleres de precios abusivos, por lo copiones y por los que se piensan que esto es algo para sacar tajada mal y pronto. Pero por otro lado me alegra saber que hay mucha gente que antes por miedo o desconocimiento no se había animado a participar en este mundillo y que ahora disfruta mogollón con lo que hace. Gente que te puede gustar más o menos lo que hacen, pero al fin y al cabo se esfuerzan y hacen lo que les apasiona. Como en todos los aspectos de la vida, tiempo al tiempo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. el problema es q ahora todo el mundo es artesano y, lo peor, veo por ahi gente que piensa que cualquier cosa vale... creo que ha pasado un poco con el rollo de la comida preparada (si, esta reflexion va a alguna parte): empezo para "hacernos la vida más facil" y ahora nos cuelan cualquier mierda. Supongo que en reaccion a eso y otras cosas, (re)surgio el tema DIY y como hay cosas relativamente sencillas, pues cualquiera se mete. Ojo, yo no soy nadie tampoco eh, que apenas se coser un boton, pero si veo que nos intentan dar gato por liebre, y muchos "artesanos" hacen pasar por originales cualquier cosa tb, con el rollo que esta hecho en casa. Tampoco digo que haya que provenir de una estirpe de artesanos ni mucho menos, pero un minimo de profesionalidad. Y tampoco estoy acusando a nadie (el que este libre de pecado... y yo la primera) pero si somos clientes tenemos que aprender a ser crticos y si somos artesanos a exigirnos un nivel.

    ResponderEliminar
  4. Creo que la burbuja craft está perjudicando muy seriamente a todos los artesanos que dedicamos muchas horas y esfuerzo a nuestras piezas. Intentando mejorar día a día nuestra técnica, la cual nos ha llevado años.

    Hoy en día, parece que cualquiera es artesano, crafter o como se le quiera llamar. Parece que con poner en una pieza hecho a mano es suficiente, aunque realmente esa pieza no tenga nada de hecho a mano.

    Sobre los mercado, cada día hay más y con los precios más elevados. En general, estos mercados me decepcionan muchísimo. Voy con toda la ilusión, por lo general de visita, alguna vez exponiendo, y me encuentro que no hay artesanía, la gran mayoría de puestos son piezas de montaje, de reventa de los chinos... Es una pena!!

    Otro problema, es que mucha gente vende por debajo de precio.

    ¿Estará la burbuja a punto de explotar??

    ResponderEliminar
  5. Tienes toda la razón del mundo. Yo llevo años en esto y he visto de todo pero duele mucho cuando ves que tu trabajo se va a pique pq hay gente que se dedica a pisar el esfuerzo de otros sin ton ni son.

    Al final, es lo que yo digo siempre, no tenemos conciencia global; mientras no aprendamos que para estar bien todos tenemos que colaborar y tener unos mínimos y sigamos en la onda de "mientras a mí me vaya bien..." creo que de esta, no salimos.

    Un besote y gracias por el post.

    ResponderEliminar
  6. Estoy totalmente de acuerdo! Bastante desencantada con los mercados, cada vez más caros ( no nos olvidemos que son caros porque la mayoría no tiene poder de convocatoria alguno), reventas, mucho chinorris, mucho copión sin ideas y mucho cutrerío...explotará y nos salpicará a todos..de momento he decidido seguir pasito a pasito con las tiendas online y mantenerme apartada de todo lo que no me gusta:)
    Gracias bonita, un post magnífico!!

    ResponderEliminar
  7. Totalmente de acuerdo contigo. La verdad es que siempre han habido mercados artesanos pero ahora ya es algo descontrolado de eventos relacionados con lo hecho a mano/manualidades. Y ya no hablemos de los cursos, que todo el mundo se aprovecha de que sabe hacer algo para "enseñar" a otros. Y si, lo pongo entre "" porque eso de saber hacer algo y enseñar es dudoso. Tanto en los mercadillos que cualquiera puede organizar o los talleres, es lo que va a hacer petar un día este mundo craft y yo que me alegraré y espero verlo no muy lejano para que todo vuelva un poco a la normalidad. Y queden los que realmente les guste este mundo, los que quieran porque no, hacerlo su negocio aunque no te de para pagar la hipoteca o simplemente aprender/enseñar/divertirse sin aprovecharse de los demás. Yo de momento no voy a mercadillos, no se si algún día iré, o sólo me dedicaré a vender por internet.. yo siempre voy un poquito al margen de muchas de estas cosas que veo y no me gustan..

    ¡Hasta otra! :)

    ResponderEliminar
  8. Tal y como esta el tema, quizas seria bueno plantearse seleccionar cuidadosamente y no asisitir a según que ferias. Invertir ese tiempo vía online o trabajar en nuevos proyectos, a la larga puede ser mas beneficioso .
    A mi personalmente me parecen un abuso los precios de muchas ferias ...si encima la organización y promoción de la misma, es una kk, pues ya me diréis....
    Lo de que esta saturado, pues hasta cierto punto puede considerarse "normal". Las altas tasas de desempleo, están provocando que dentro de este sector haya una masificación, gente buscandose la vida, copiando, haciendo cosas cutres y pululando de mercadillo en mercadillo.
    Desgraciadamente, creo que tenemos para rato, ,,,,
    Saludos :))

    ResponderEliminar
  9. Lo peor de todo que nunca nadie se da por aludido, ni organizadores de ferias, ni productores de artesanía cutre, y ni gurus de los consejos infalibles.Todas divinas que nunca va por mi, las que se lo tienen que mirar siempre son las demás...

    ResponderEliminar
  10. Hola, yo soy una de esa recienllegadas, así que puedo hablar desde ese punto de vista, entiendo perfectamente lo que decís.
    Yo llegué por casualidad, ya que el miedo nunca me hizo plantearme convertir mi pasión el algo mas, pero una buena amiga insistió.
    Sobre las ferias, casi me siento como vosotras, cuando paseo por ellas como clienta veo que toooooooooodos los puestos tienen pañuelos a 5 euros (con eso no puedo competir) aún asi, me quiero quitar la espinita e intentarlo ahora que tengo mas variedad de producto. sinceramente espero que cuando un artesano me vea en una feria, piense que estoy a la altura, trabajo por ello, y aprovecho para ofreceros mi mas sincera admiración por todo el trabajo que os ha costado llegar a dónde estáis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dreammor, a mí me pasa igual… soy recién llegada al mundo “blog craft” pero llevo mucho tiempo tejiendo “ a mí bola”, ahora ni siquiera vendo mucho… solo me gusta compartir lo que hago… y respeto mucho el trabajo de los demás. También he tenido varios blogs de diversas cosas… así que, creo que hay que interesarse por conocer de donde viene cada cual… y lo que he dicho más abajo “los impostores” caerán por su propio peso. Yo siempre intento ser positiva. 

      Eliminar
  11. hace justo dos días tenía en la recámara de mi blog un artículo que finalmente decidí no publicar.... Hablaba del abuso de los "mercadillos", ya no sólo por el precio que ponen a los stands, cada vez más caros, sino por no hacer bien su trabajo de difusión. Entiendo que no puedan garantizar ventas, pero por lo menos deberían poder garantizar cierta afluencia de público. Antes me pensaba mucho lo de los mercadillos, pero es que ahora cada vez más. Hay muchos, y sólo buscan el beneficio económico. En esto del handmade hay una filosofía implícita, una forma de vida. Yo llevo cinco años con el blog, 6 con la marca, y estoy viendo por todos lados gente que desmerece las ideas originales de otros plagiando y abaratando, y gente que se aprovecha y pone precios desorbitados por ser "fulanito de tal". Ni lo uno ni lo otro. Es una profesión, bella, es cierto, pero una profesión. Hay que dignificarla, y ni los mercadillos a cascoporro, ni los coaches que te levantan el ánimo para abrir tu tienda online y ver cómo te lanzas al abismo sin tener ni idea de qué va a pasar ( mientras compres su libro, o sus clases, da igual) ni las aprovechadas de turno copiando y diciendo que saben hacer de todo ayudan.

    ResponderEliminar
  12. Hola, yo estoy de acuerdo con vosotras en CASI todo!!!
    Pero me gustaría apuntaros ésta pequeña idea que me motiva para pensar que el trabajo bien hecho se valora de verdad. Y que, la gente que compra cutradas, es como la gente que compra cosas de los chinos que se rompen a los dos días… Es decir, hay cosas y cosas… quizá una diademita de no se que… puede “ dar el pego” como lo da un cepillo para el pelo del chino… pero, en mi caso, la lana! Creo que hay competencia entre la gente que teje con lanas de mala calidad o con el mismo H&M que vende lanas de mala calidad. Yo odio las bolas! Así que esas cosas no las compro y creo que así hay más gente.
    Quizá soy una ilusa por pensar así, pero creo que la gente que trabaja mal, se acabará dando el batacazo!

    Por otro lado, es cierto que la crisis ha fomentado que un trabajo de mala calidad salga a flote con todo esto de la moda craft, pero por otro, gente, como yo! (que antes no pensábamos en que pudiésemos hacer ciertas cosas como “forma de vida”) nos animemos. Yo, de momento, vendo muy poco, ni siquiera tengo tienda on line y sé que los mercadillos no son lo mío. Pero me he animado a al menos enseñarle a la gente lo que hago. Mi madre, que es bolillera, no vende porque obviamente no es rentable pero vía Pînterest también se ha animado a compartir las cosas tan bonitas que hace!

    Yo llevo más de diez años tejiendo pero antes no pensaba que pudiese “compartir” ésta afición o encontrar “amigas” en este mundo… y fijate! Gracias al revuelo he conocido gente genial… y me animo mucho a involucrarme en propuestas que sé que gustan!

    Mi opinión es: no nos enfademos! La gente que hace esto a tontas y a locas… No va a sobrevivir! Y alegrémonos de que este momento tan triste de nuestra economía está generando comunidades muy chulas! Como las de antiguamente y que a mí me encantan…

    :D

    ResponderEliminar
  13. pensar que la gente q hace cutrerías o cosas de mala calidad no va a sobrevivir, es algo que dudo. Están proliferando, al igual quelos chinos, q lejos de agotarse cada vez hay más. Esto por una serie de razones, quizás comienzan con una económica, pero, igual muchisima gente prefiere gastar poco dinero aunque lo que compre tenga mala terminación, mala calidad, etc y le dure dos días. Lo he visto en mis propias creaciones y los pocos mercadillos que he ido(ya he dejado de ir). Mucha gente ni conoce la diferencia de materiales (en cuanto a calidad), o la complejidad de alguna técnica en especifico,que hace una diferencia de precios, ademas del tiempo empleado en la ejecución. LEs da igual porque su punto de comparación es el chino, el fulanito q hace "lo mismo que tú" pero lo vende tirado de precio. el cutre DIY prolifera gracias al comprador...
    La escasa cultura en el tema es algo q afecta mucho. ademas de todos estos mercados. Donde vivo suelen poner segunda mano junto a artesanos, algo que es fatal, pero si no, a los "orgaizadores" no les sale rentable pues no iria nadie a comprar artesanía, la gente va en busca de gangas, y regatea el precio de algo q ya no se puede bajar más.
    Igual si los tiempos mejoran, habra menos masividad en esto del handmade y la gente comience a valorar a los artesanos.

    ResponderEliminar
  14. Creo qué por esta zona, soy de Tenerife, la burbuja craft aún no está tan inflada. Es lo que tiene la insularidad, que todo llega más tarde.

    La verdad que es últimamente os leo a muchas por twitter y es alucinante los precios que se cobran por algunas de las ferias. Me llamó especialmente la atención una que cobra unos 400€ por 3 días de feria, y dentro de un festival de música. Yo no se si habrá gente dispuesta a invertir ese dineral en una feria en la que, estoy segura, no va a merecer la pena ni de coña. Porque por mucha gente que se pueda juntar en un festival de música, esa gente va a disfrutar de la música, ya se habrá gastado dinero en la entrada, en las cervecitas etc, y no creo que estén muy dispuestos a gastarse nada más.

    Yo estoy participando en una feria desde diciembre, tan sólo una vez al mes y a un precio asequible (30€ la carpa por un día, que comparto con dos chicas más y pagamos 10€ cada una). De esta manera, sacar beneficio no es tan difícil. Hay meses que se han salvado, y otros que han merecido la pena. Pero en general, el balance es positivo, y por eso sigo participando. Luego desde marzo estoy participando en otro mercado, que son dos días por 20€, y en este caso, hasta ahora, los beneficios han merecido el esfuerzo. La verdad que no sé muy bien si el resto de puestos tienen buen nivel, o si hay mucho cutrerío en general, porque no me paseo mucho por el resto de puestos. La gente debe pensar que soy una antisocial, pero siempre me da miedo dejar el puesto y que justo en ese momento aparezca mi clienta perfecta.

    Lo que si tengo claro es que en el momento en que vea que no saco beneficios participando en estos mercadillos, no seguiré participando, o si les diera por subir mucho las cuotas.

    Lo de los talleres y cursos la verdad que no los consumo. No tengo para invertir en aprender, pero si me planteara hacer un taller, desde luego, miraría muy mucho quién lo da, y contrastaría muy mucho la información.

    Y luego el tema de los crafters que tienen los precios demasiado bajos, yo creo que en un momento dado, un crafter que tiene los precios muy bajos se da cuenta de que no gana prácticamente nada y, o sube los precios, o lo deja. La cosa no es fácil, porque unos lo dejan y llegan otros, que también revientan los precios. Pero bueno, el único consejo que puedo darnos es que no perdamos de vista nuestro caminito, y no nos distraigamos, que sigamos creando cada día mejor, que hagamos las cosas cada día más chulas, que intentemos encontrar a nuestro público, que cuidemos y mimemos a los clientes que repiten, que nos rompamos la cabeza pensando en alternativas, que sepamos rectificar, que nos renovemos y nos superemos cada día.

    Ánimo a todas!

    ResponderEliminar
  15. ¡Gracias a todas las que hasta el momento habéis aportado vuestra opinión! No os contesto una a una porque la mayoría coincidimos en muchas cosas, así que al menos es un alivio ver que de algún modo estamos unidas en esto.

    El post no quiere ser una pataleta, sino una reflexión, que haga pensar a la gente que no conoce esto desde dentro y no sabe lo que se cuece, y que nos haga pensar a nosotras mismas sobre lo que está ocurriendo. Si que me cabrea, y mucho, la gente que desde distintas posiciones se aprovecha de nosotras y nuestro trabajo (en referencia a ferias, talleres y "gurús" varios).

    Y sobre el tema del "cutrerío-craft", creo sinceramente que esa gente no dura mucho, pero el problema es que ahora mismo hay muchísimas personas en ese plan. Está llegando a un % tan elevado, que a veces son mayoría. Y si hay dos puestos de calidad pero hay 15 cutres, la gente piensa que es todo igual y visto uno, vistos todos. Llegará un momento en que ya no vendan, se queden sin ideas y desaparezcan.

    Pienso que la responsabilidad es de todos: de los organizadores, por no seleccionar a los participantes; de los participantes "cutres", por vender cualquier cosa que hacen por casa sin cuidar la calidad; del resto de participantes por no pedir más información del mercado o feria al que van a ir, como los criterios de selección.

    Lo que sí tenemos muy claro por aquí es que hay que seguir trabajando, mirar hacia delante, pero también entre todos hacer que esto mejore. Hacer como que todo esto no va con nosotros, como hacen algunas personas, es ignorar lo que ocurre a nuestro alrededor y que nos afecta directamente. Esta en nuestras manos hacer que eso cambie.

    Que explote la burbuja y que nosotros podamos seguir adelante.

    ResponderEliminar
  16. Creo que el título del artículo es muy acertado, porque esto claramente es una burbuja (y frágil). Quien se está forrando con el "sueño crafter" son los proveedores de materiales, los chinos, los coreanos, los de las tiendas de manualidades y online... Su negocio ya no es vender complementos sino vender materiales para que te hagas tus complementos o enseñarte a crearlos,y en este discurso se te dice "si te salen broches como churros no te preocupes, porque te los van a quitar de las manos".

    Y aquí es donde falla el "sueño crafter": el mercado no absorbe tanta producción de broches, pendientes, cojines o cualquier otra cosa que no sea de primera necesidad.

    El tiempo hará que se separe el polvo de la paja (qué bíblica comparación me ha salido) y las creaciones de calidad, con personalidad y buen hacer perdurarán y encontrarán su mercado (quizá a 200.000 km de aquí, jeje).
    Y si no, pues seguiremos haciendo lo que nos divierte, porque al menos yo, soy incapaz de dejar de hacerlo.

    ResponderEliminar
  17. Es cierto que el tiempo pone las cosas en su sitio. Recuerdo el principio de la revolución de lo hecho a mano que en aquellos tiempos tenía lugar en fotolog, y comenzaron a proliferar creadores artesanales (incluyéndome a mí misma, que empecé allí) de todo tipo de calidades. Se veían cosas verdaderamente bonitas, trabajadas, originales, pero al mismo tiempo aparecieron las copias, las acusaciones y la gente que sencillamente vio la oportunidad de sacarse un dinero con aquello que estaba de moda y hacía cosas ya muy manidas y prestando muy poca atención al detalle, por decirlo de manera suave. Así que después del estallido y la novedad recuerdo algo así como una nebulosa que dejaba el craft en un lugar bastante penoso.

    De la gente que recuerdo de aquella época, muchos de ellos han continuado, evolucionado y conseguido un estilo propio o derivado hacia otros ámbitos relacionados con el mundillo, y el resto se quedó donde estaba y acabó abandonando y centrándose en otra cosa.

    Y volverá a suceder, y lo mismo sucederá con esta nueva ola en la que ya no es sólo hacer cosas, sino enseñar a hacerlas, decir cómo venderlas o crear una plataforma para que otros lo hagan. Quienes tengan algo que aportar, verdadero interés y pasión seguirán adelante ofreciendo más y mejor, o quizá diferente, y el resto caerá por su propio peso.

    No puedo pelearme con todo aquello que devalúa el trabajo hecho a mano, como los broches que vi ayer en un escaparate entre dos y cuatro euros, así que sólo me queda trabajar para ofrecer algo de calidad y tener la sensatez de no aceptar condiciones que no me favorezcan.

    ResponderEliminar
  18. Yo tejo para mi, y realmente creo que como labor artesanal no está suficiente valorada, la mayoría piensa que eso lo hace su abuela en un ratito con unos ovillitos del chino o es más bonito y barato la bufanda de zara, por lo que me gusta ver que crece la afición aunque sea como una moda. Y ahora valoro bastante más los trabajos bien hechos.
    :-)

    ResponderEliminar
  19. Hola! La verdad es que "La burbuja craft" cómo tema en sí, es nuevo para mí, pero todo esto sobre los mercaditos, la copia de los trabajos y mal copiados, no es para nada nuevo. De hecho aquí en Guatemala he tenido el disgusto de ver páginas en facebook en las que muchas dicen hacer esto y aquello, muy lindo, único, original, hecho con cariño y bla bla bla... cuando lo único que publican son imágenes bajadas de internet e imagino que específicamente de Pinterest. En realidad me ha molestado mucho, porque estoy de acuerdo en que creen que cualquiera puede hacer una manualidad y está tan mal hecha y sobre valorada que no sé si reír o llorar (del enojo claro). Creo que esto de la burbuja empeoró cuando el internet se volvió indispensable para cada persona y las redes sociales principalmente han influido en que esto siga creciendo, cualquiera puede aprender (o copiar) cualquier cosa que esté en la red.

    En lo personal he llegado a un punto en el que he dudado de seguir haciendo lo que me gusta, que si bien sabemos no nos da para comer y pagar toooodas las deudas, nos ayuda y es lo que nos gusta. Mi momento crítico llegó cuando ví que mi producto no estaba llegando como esperaba, mientras veía a quienes hacen cosas que dan pena por lo mal hechas y copiadas que las venden! Creo que lo que hacen es un engaño, una estafa y cómo tú mencionaste, luego el público lo ve cómo algo que cualquiera puede hacer y no lo valoran y lo primero que piensan cuando das tu precio es "porque tan caro?!!" como si las cosas se hicieran mágicamente y por eso tienen que ser baratas.

    En fin, la verdad es que dudo que la burbuja vaya a explotar (o quizá falte muchísimo para que suceda), mientras el internet esté al alcance de todos y muchos no quieran poner a trabajar su ingenio, sólo queda seguir trabajando bien, buscando nuevas alternativas, seguir nuestro rumbo y sobresalir de todo eso.

    ResponderEliminar
  20. La verdad es que las compañeras tienen razón, y las que ya llevamos tiempo en esto (he visto a algunas compañeras que empezaron más o menos en la misma época) nos damos cuenta de que las que vienen detrás lo tienen más fácil, encontrar arcilla polimérica hace unos años era casi imposible ahora la venden en casi todas las grandes superficies. Hemos ido haciendo tutoriales, abriendo puertas,etc... que ahora se nos cerraran de golpe en nuestras narices. No hay una sóla feria, rastro, o mercadillo dónde no digan: Esto lo hago yo!
    Resumiendo, lo veo complicado y lo único que podemos hacer es mejorar e innovar, inventar nuevas técnicas y plasmar todas nuestras inquietudes. Pienso que no sólo debemos ser artesanas, sino artistas, capaces de transmitir con nuestras piezas algo que las diferencie del resto.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por dejarnos un comentario! :)

Entradas populares de este blog

Novedades ovejiles: ¡Lanzamos nuestras propias lanas!

Vilamarina Family Plan, ¡mañana en Viladecans!

Nuevo curso, nueva imagen